INFOXICACIÓN

¿Qué es la infoxicación?

La palabra surgió para delimitar la ansiedad que una persona puede provocarle el hecho de recibir una cantidad tan excesiva de información en un muy poco tiempo. Denominándolo técnicamente «information fatigue syndrome«.

Este término fue acuñado en 1996 por el psicólogo británico David Lewis, a quien debemos la interesante frase célebre:

“Knowledge is power, but information is not”

Lewis fue el creador del informe Dying for Information, financiado por Reuters, en el que se describía la pobre vida del ejecutivo “informacionalmente inundado”.

El término en inglés de Infoxicación es Information Overload que quiere decir sobrecarga informacional. Aún así es muy importante saber que es tanto una ventaja, ya que cada individuo tiene acceso ilimitada a toda la información que precise, como un inconveniente de no saber aprovechar esa información, incluso de desbordarnos, que no canalicemos nada de ella.

La información que podemos recibir de diferentes formatos es tan ilimitada que en una unidad temporal puede llegar a ser algo inviable en cuánto a posibilidad de recibir tanta información, pero que aún así recibimos ya que cada vez es más fácil la transmisión de bits a dónde sea y cómo sea. Estamos hiperconectados en cualquier momento que lo necesitemos y las opciones son diversisímas.

Pero el valor, que cada vez escasea y que nosotros mismos reducimos, es nuestro déficit de atención al estar desbordados de tanta información en numerosos formatos. Llegamos hasta inconscientemente dejar sin terminar un audio, un vídeo o un artículo de una sola página por el hecho de estar en contacto con otras cosas al tenerlo todo a nuestro alcance. Valoramos más la información descontrolada que la cantidad finita del tiempo.

Nuestra atención es “el” recurso escaso.

Siendo cada vez más difícil llamar la atención del público.

Causas de la infoxicación

Conseguir la atención de la gente es cada vez más difícil, aunque sólo sea porque la cantidad de inputs (estímulos) que recibimos no para de crecer.

Se produce más información que tiempo tiene la gente para leerla, sobre todo para digerirla. Ésta es una era de exceso de información.

En conclusión, vivimos en una paradoja, nos encontramos en el momento donde más acceso a la información hay pero no nos sirve para tomar decisiones. De ser un bien escaso, la información ha pasado a ser desbordante, inalcanzable e ilegible. Actualmente, se requiere más información de calidad que cantidad para ser capaz de transformarla en conocimiento y  en una ventaja competitiva para la empresa.

Soluciones a la infoxicación

Hay que diseñar instrumentos para reducir el ruido informacional que recibimos, y aumentar la productividad del tiempo de atención de que disponemos. De hecho, ya tenemos herramientas para hacerlo, pero no las usamos debidamente.

La dificultad se basa en ser selectivo a la hora de buscar las fuentes de información, aunque el punto más crítico, no está tanto en nuestro poder, si no el hecho de recibir una comunicación eficiente sin rodeos y aportando datos conclusivos. Es decir, en sintetizar el mensaje y presentarlo de una forma atractiva ya sea mediante la combinación de textos e imágenes u otras formas quizás más audiovisuales. Métodos que el consumidor de esa información lo digiera a medida que lo va recibiendo por los ojos, oídos hasta a lo mejor llegar a ser sensorial a la vez; por ejemplo, con historias reales. Es muy importante saber el cómo se dice, pero mucho más aún el cuándo se dice porque tienen que ser conscientes de cuándo el consumidor de esa información está siendo más receptivo para asimilar y digerir la esencia del mensaje.

De la otra forma, la información, cuyo único objetivo es abordar de contenidos, es meramente ruido para el consumidor, y siempre el ruido molesta.

Ante la infoxicación las empresas tienen dos opciones:

Técnica del avestruz

Ignorar el problema con todos los riesgos que ello supone y tomar decisiones basándome en la intuición, en la experiencia. Siempre estarás en desventaja ante los que sí que sacan la cabeza. Las cosas seguirán evolucionando y cambiando a tu alrededor. Que no mires o no conozcas algo no significa que no te afecte.

Establecer un sistema de Vigilancia e Inteligencia

Un sistema de vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva te permitirá filtrar la información. Que realmente es relevante para ti y tu empresa. Además de darte la oportunidad de digerirla y que aporte en la toma de decisiones estratégicas.

Cerrar menú