2016/09 – El cerebro adicto

 

NI DEBILIDAD MORAL NI FALTA DE VOLUNTAD

La adicción fue considerada durante muchos años como una debilidad moral o falta de fuerza de voluntad. Por el contrario, actualmente es reconocida como una nefermedad crónica con cambios cerebrales específicos. Así como la enfermedad cardíaca afecta al corazón, la adicción afecta al cerebro, lo secuestra. La adicción se trata de una enfermedad que no tiene cura, se la debe tratar como otras enfermedades crónicas y mantener el tratamiento (estrategias de autoayuda, psicoerapia y rehabilitación e incluso medicamentos si es muy necesario) para que no se produzcan las recaídas.

¿Cuál es la relación entre cerebro y adicción?

En nuestro cerebro podemos encontrar los circuitos de recompensa o mecanismos que  comunican diferentes regiones cerebrales a través de neurotransmisores como la dopamina, involucrada en la motivación y el placer, entre otras funciones y que desepeña un papel importante en el aprendizje y la memoria. En 1950, dos psicólogos canadienses, James Olds y Peter Milner, realizaron experimentos con ratas a través de la implantación de electrodos en el cerebro basal de éstas y como conclusión, afirmaron que las drogas adictivas pueden liberar  de dos a diez veces más la cantidad de dopamina.

El campo de la adicción se amplia más allá de las drogas y el alcohol, ya que múltiples investigaciones han demostrado que también existe adicción al juego, las compras, el sexo, la comida etc, y por tanto todas afectan de igual manera al cerebro y a la liberación de dopamina.

A lo largo de los años, se han ido plantenado nuevas cuestiones acerca de la relación adicción-cerebro y actualmente se valora la importancia y la correlación que existe entre la vulnerabilidad genética y el comporamiento de una persona.

Fuente: Buena Vibra | Fernando Manes – https://buenavibra.es/movida-sana/salud/el-cerebro-adicto-ni-debilidad-moral-ni-falta-de-voluntad/

 

Cerrar menú