2016/08 – Consejos para usar bien la Televisión en casa

Aunque ahora tienen tabletas, teléfonos móviles y ordenadores, los niños siguen encontrando en la televisión una herramienta estupenda para entretenerse. Por eso, no dudan en sentarse delante de la misma para ver cualquier serie o película que les gusta. No obstante, es importante que los padres vigilen el uso adecuado que se hace de la misma y es que es la manera de evitar situaciones tales como que accedan contenido para adultos, que dejen de lado las tareas o el jugar con sus amigos simplemente por ver el programa de turno, que se “enganchen” a la misma, que puedan tener problemas de obesidad..

¿Qué hacer para conseguir que ninguno de esos casos llegue a producirse en el hogar? Básicamente poner en práctica algunos de los principales consejos que al respecto dan educadores, pedagogos y psicólogos:

La televisión, en el salón o comedor.

La primera recomendación y quizás la más importante de todas las que vamos a dar en este artículo es que, bajo ningún concepto, ese electrodoméstico que nos ocupa se encuentre en la habitación del menor. Debe estar en un espacio común de la casa como puede ser el salón o el comedor, depende de donde se haga “vida familiar”.

Y es que si le pone uno en el cuarto se estará perdiendo por completo el control sobre lo que puede ver el niño y cuándo lo puede ver. Muchos son los adultos que cometieron ese fallo en su momento y tuvieron que enfrentarse a que sus hijos habían estado viendo programas o películas para mayores de 18 años, que sus vástagos aprovechaban la noche para ver la televisión y no descansaban de manera adecuada…

Tiempo limitado para verla

Por supuesto, se hace también esencial, en pro del buen uso de la televisión en casa, que los papás establezcan un horario específico al día para que los niños puedan ver su serie o programa favorito. En este caso, lo ideal es que se les deje un tiempo para sentarse delante del televisor, por ejemplo, cuando van a merendar o bien después de cenar y antes de irse a la cama, para así compartir todos un rato juntos.

Control parental sobre el contenido que se ve

Ni que decir tiene que es vital que los adultos controlen en todo momento el contenido que ven sus hijos en televisión, ya que es la manera de evitar que accedan a programas, películas o series que no son apropiadas para menores o que pueden herir notablemente su sensibilidad.

Por eso, deben tener en consideración la edad de sus pequeños y en base a la misma, informándose convenientemente a través de la Red o mediante el teletexto, determinar qué espacios pueden ver y cuáles no. Así, por ejemplo, los niños pueden sentarse en el sofá para disfrutar de producciones de animación tales como “Peppa Pig”, “Pocoyó”, “La patrulla canina”, “Masha y el oso”…Por el contrario, deberán evitar que puedan ver programas o películas donde la violencia o el sexo sean protagonistas.

Dar ejemplo

Por supuesto y como sucede en cualquier cosa que se pretenda enseñar a los hijos, es vital que los padres sean los primeros en dar ejemplo en cuanto a un correcto uso de la televisión. Por eso, entre otras cosas, no deben pasarse todo el día sentados delante de la misma sino que deben dedicarse un tiempo concreto para verla.

Además de todo lo que hemos expuesto hasta el momento, se hace necesario e imprescindible que los adultos sigan otra serie de recomendaciones en el aspecto que nos ocupa, tales como estas:

    • Por más que les guste una serie de televisión o un programa deben evitar verlo si están sus hijos delante y el contenido no es apropiado para estos. Afortunadamente existen ordenadores y tablets en los que los podrán ver posteriormente cuando estén a solas.
    • Es importante que en familia se vean espacios que puedan divertir a todos, que puedan enseñar y que, además, inculquen valores. Para eso, lo recomendable es consultar en las propias páginas web de las cadenas de televisión la clasificación por edades de cada espacio que van a emitir y también algunas reseñas por parte de críticos para así dar con los programas más adecuados.
    • Bajo ningún concepto hay que comer viendo la televisión. Ese momento es para que todos, padres e hijos, lo pasen juntos hablando de cualquier tema que les interese, intercambiando opiniones sobre algo o directamente contándose cómo les ha ido el día.
    • No hay que dejar que los niños hagan los deberes o intenten estudiar teniendo la tele encendida delante.
    • En el caso de que los pequeños presenten demasiada “dependencia” de la televisión, los padres deben apostar por ofrecerles alternativas que les puedan resultar mucho más atractivas como salir a dar un paseo, ir al parque, disfrutar en familia de algún juego de mesa…

Fuente: OKDIARIO – https://okdiario.com/bebes/consejos-usar-bien-television-casa-19619

Cerrar menú